Desde hace unos años, BMW trabaja duro en la construcción de pilas de hidrógeno como combustible para sus coches.
Sin duda, una apuesta arriesgada, pero también parecía arriesgado la utilización de coches eléctricos y hoy en día se han convertido en modelos principales en muchos catálogos de grandes marcas automovilísticas.

Es por eso que BMW está metida de lleno en la carrera por desarrollar vehículos sostenibles, que superen todas las características del coche eléctrico y que su impacto medioambiental sea lo menos negativo posible. Se trata de eliminar cualquier tipo de emisión, que el combustible sea eficiente, duradero y no contamine.

Desde 2020, BMW se ha tomado el reto de forma bastante seria, planeando en los próximos años implementar con éxito la tecnología de la pila de hidrógeno en sus coches, pasando de los BMW eléctricos a una nueva era de cuidado del medioambiente.

¿Cómo funciona la pila de hidrógeno como combustible?

La tecnología de la pila de hidrógeno que BMW pretende desarrollar es bastante desconocida por el pública. Puede resultar sencillo, ya que estamos hablando de “una simple pila”, pero nada más lejos de la realidad. Esta tecnología se basa en una serie de estructuras y reacciones químicas que son capaces de generar electricidad. Esta electricidad terminaría por alimentar el motor del coche eléctrico que monte este sistema, por lo que al final la utilización de las pilas de hidrógeno suman dos tendencias actuales como son los coches eléctricos y el cuidado del medio-ambiente.

La pila de hidrógeno está llamada a ser una nueva fuente de energía, que podrá combinarse a la perfección con la tecnología actual de los coches híbridos, e incluso de los que son puramente eléctricos.

Y os preguntaréis, ¿para cuando estará esta tecnología disponible? Según expertos, hay previsiones de producir en serie coches con pila de hidrógeno para el año 2025, aunque el proceso podría acelerarse si compañias como BMW sigue invirtiendo esfuerzos en esta tecnología que tiene unas posibilidades tan interesantes. Y es que se estima que, gracias a la reacción química que generan las pilas de hidrógeno, la energía aprovechada sería del 100%, siendo el único residuo del sistema el vapor de agua producido por la reacción entre el hidrógeno y el oxigeno (base principal de las pilas de hidrógeno).

Pero ¿y la duración y potencia? BMW ha realizado pruebas en una versión del BMW Serie 5 (modelo Gran Turismo), alcanzado los 500 kilómetros de autonomía y llegando casi a los 250 CV de potencia. Los números no están nada mal para lo que encontramos por ejemplo en el mercado puramente eléctrico de coches.

En definitia, BMW ha entrado de lleno en la utilización de la pila de hidrógeno, marcarndo el camino durante la próxima década para permitir que los conductores sigan disfrutando del placer de conducir, respetando el medioambiente y cuidando nuestro planeta.

BMW i Hydrogen Next, el posible primer modelo de BMW con tecnología de hidrógeno.

En 2022 se espera el primer prototipo accesible en el mercado, una versión con la tecnología de hidrógeno del SUV X5 de BMW. Se lanzarán unidades limitadas, pero como decíamos antes, será más o menos en el año 2025 cuando podamos ver los primeros coches producidos en masa.