7 razones por las que debes comprar un Mini Clubman

El Mini Clubman es conocido por ser un muy amplio, casi un gigante entre los suyos. Por lo que es una opción excelente como vehículo familiar. La gran ventaja es que ha logrado esto sin perjudicar de ninguna forma su maravillosa conducción. Su diseño respeta los rasgos distintivos del mini, con interiores muy amplios y atractivos.

Este modelo es considerado por los expertos más exigentes como una alternativa más práctica de su pariente Mini Hatchback. Actualmente es uno modelo muy valorado en segunda mano, a la que se suman increíbles elementos de seguridad.

Un poco de su historia

Si bien el primer Clubman fue lanzado en el año 1969, sus características más modernas y versátiles conocieron la luz en el año 2010. Fue cuando el Mini One Clubman obtuvo un deposito de 1,6 litros, al tiempo que el modelo Cooper se incrementó hasta los 122 caballos de fuerza. El Cooper S también llegó a los 184 caballos de potencia.

El diseño ganó un nuevo tipo de parachoques en la parte delantera, lo que actualizó su apariencia. De la misma forma obtuvo faros antiniebla y un poco más de potencia en sus clásicos faros redondeados.

En la parte trasera también se instaló un parachoques reforzado, luces de LED y luces de frenos. También sumaron luces antiniebla y para la marcha atrás.

Desde entonces este vehículo ha mejorado en sus modelos sucesivos. Por eso, lee a continuación las características por las que vas a querer tener un Clubman.

1- El Mini Clubman es un vehículo muy seguro

Este coche tiene todo lo necesario para un desplazamiento seguro, a dónde sea que vayas. Posee airbag frontales, de cortina y laterales. También cuenta con frenos antibloqueo, que acciona un sistema de frenos que tiene un excelente agarre en las ruedas.

También dispone un sistema automático que vigila a los coches que se aproximan y que acciona los frenos si se presenta una situación en la que el conductor pierde el control del vehículo. Todo esto hizo a este modelo acreedor a la máxima puntuación en seguridad en la Euro NCAP.

2- Tiene un equipamiento muy amplio

El Mini Clubman tiene para empezar algunos equipos básicos que encontrarás en todos sus modelos de 2007 a 2014. Por lo tanto dispone de cinturones de seguridad traseros de 3×3 puntos, frenos antibloqueo, alarma, parachoques del mismo color del coche, reproductor de CD, airbag en el asiento del conductor, espejos eléctricos, y asientos trasero plegables son algunas de sus características básicas.

Por otro lado también incluye otras virtudes que pueden variar con algunos modelos tales como llantas de aleación, control remoto del sistema de audio, control de crucero, lavafaros, asientos de cuero, soporte lumbar, faros antiniebla delanteros, sensores de estacionamiento, navegación por satélite, y espejos térmicos.

3- Ofrece interiores increíbles

Uno de los detalles que el conductor del Mini Clubman no podrá dejar de notar es un llamativo contador de revoluciones, que parece estar atento a destacar sus características deportivas. De la misma forma se destaca una pantalla con indicadores claros que permiten mantener una lectura clara de la velocidad.

También ofrece dos portavasos en la parte delantera. El volante tiene opciones ajustables, de la misma forma que el asiento, del que se puede ajustar la altura, junto con el asiento del pasajero. Además tiene un espacio delantero decente para el conductor y el acompañante.

4- Conserva el buen rendimiento propio de BMW

El Mini Clubman conserva la tecnología Efficient Dynamics para ahorrar combustible y reducir las emisiones de dióxido de carbono. Con la finalidad economizar su consumo tiene la función de arranque/parada  automática tambien llamado sistema Start/Stop.

Se caracteriza por apagar el motor cuando se encuentra estacionado, como en un embotellamiento del tráfico. De la misma forma lo enciende de forma automática para proseguir el recorrido.

Por si fuese poco este coche emplea la energía de frenado para cargar las baterías. Sin dudas ofrece un rendimiento avanzado.

5- Dispone de motores poderosos

El tamaño extra del Mini Clubman no ha mellado en lo absoluto el poder de sus motores. Incluso no tiene nada que envidiarle al modelo Hatchback.

Emplea un motor de 1,4 litros con 95 caballos de fuerza y alcanza los 100 km/h en 11.6 segundos. Esto lo hace dinámico para el tránsito en la ciudad y le confiere una performance decente en las carreteras.

Aunque si esto no es suficiente también hay otros modelos de Clubman Cooper cuya capacidad estándar es de 1,6 litros con 120 caballos de fuerza. Estos llegan a los 100 Km/h en 9,8 segundos. El modelo Cooper S tiene el mismo motor, pero incorpora un turbocompresor que lo lleva a los 175 caballos de fuerza.

6- Incluso si es de segunda mano tienes características excelentes

No hay problemas de consideración relacionados el Mini Clubman, ya que conserva un gran índice de satisfacción por parte del público. Sus motores con capacidad de 1,6 litros figuran entre los mejores de este tipo, con un alto nivel de resistencia.

Es necesario sumar a estos la calidad de sus interiores, que han mejorado con las sucesivas renovaciones del modelo. Las principales han ocurrido en 2007, 2010, 2008 y 2014. Cada una presenta características modernas, aún vigentes en la actualidad. En definitiva es un vehículo con un diseño excelente, que ofrece una estructura confiable y segura.

7- Lo amarás desde el primer momento

Las características del Mini Clubman cuentan como suficientes como para enamorar desde el primer momento. Conserva la imagen de un vehículo ganador, que para variar también ofrece una buena capacidad de almacenamiento en su interior.

Recuerda que conserva sus características técnicas inalteradas, por lo que es un coche increíble para conducir y maniobrar, incluso en el tráfico más tumultuoso. Además incluso si adquieres un modelo de ocasión, puedes contar con un buen valor de reventa. Por lo tanto comprar uno es también una buena inversión de tu dinero.

No dudes en hacerte con el modelo Mini Clubman de tus sueños. Solo tienes que acercarte a Framacar, elegirlo y vivir la maravillosa experiencia de hacerlo tuyo.